Pedazos rotos

Por Miroslava Herrera Mendoza

Cierto día me limpie las lágrimas, me arme de valor y salió de mi alma “aprende a volar con los pedazos rotos”.

Creo que todos hemos pasado por esos momentos en donde de tantas caídas que hemos sufrido en el transcurso de nuestra vida nos detenemos un momento y nos cuestionamos “¿Valdrá la pena levantarse una vez más?” “¿De que servirá seguir luchando si me volveré a caer y me volverá a doler?”

Recientemente tuve una caída que me destrozó, caí tan fuerte que sentí que mi alma se quebró en pedazos, fue cuando dije “No puedo más, ya no quiero intentarlo”. Es cansado besar la lona una infinidad de veces y la salida más fácil es tirar la toalla, quedarse en el suelo. Claro es la opción en donde el dolor ya no existe. Ese mismo día recordé una frase de Leon Tolstoi en “La guerra y la paz” “Cuando nuestras vidas se quiebran, creemos que todo está perdido pero eso solo es el comienzo de algo nuevo y bueno, mientras haya vida existe la felicidad. Aún nos queda mucho, mucho por vivir” y por fin lo comprendí.

A veces sentimos que el sufrimiento y que la adversidad que hemos vivido, ha sido en vano o que la adversidad consume nuestra vida. Pero te puedo asegurar que no es así. Suena incoherente decirlo pero se puede encontrar la felicidad aun estando sufriendo, aun teniendo el alma rota, porque de eso se trata la vida, de caer y levantarse a como de lugar, de juntar los pedazos rotos de nuestro corazón y nuestra alma para seguir volando, seguir luchando.

Tal vez no comprendemos el sentido de nuestro sufrimiento, de ese dolor en el pecho que no nos deja estar en paz, pero te puedo asegurar que nada de eso es en vano y que ese sufrimiento que sientes el día de hoy te ayudará a crecer, a cambiar y a convertirte en una persona fuerte. Nada de lo que nos sucede define la persona que somos, es lo que decidimos hacer con ese dolor y ese sufrimiento, en que lo queremos transformar.

Podemos decidir que nos consuma la amargura y la oscuridad o tomar herramientas de cada situación que nos sucede para poder combatir las siguientes peleas que nos tocaran vivir.

Conforme he ido creciendo y he experimentado una gran cantidad de caídas y golpes, comprendí que aun estando “roto” se puede ser feliz, se puede disfrutar la vida. A veces creemos que seremos felices hasta que lleguemos a donde queremos estar pero, ¿De qué sirve todo el camino que recorres si no aprendes a ser feliz a pesar de las luchas interminables? Se puede estar en paz aun viviendo situaciones desafortunadas y difíciles.

Todos tenemos pedazos rotos pero como una vez leí “Todos tenemos aberturas, pero así es como la luz de Dios puede entrar”, y esa es mi forma de verlo. Podremos tener heridas y cicatrices pero podemos volver a llenarlas de luz y de amor, podemos volver a amar, soñar, luchar. Como alguien muy cercano a mí me dice siempre “Todo pasa, Todo cambia.”

Nada de lo que nos pasa es para siempre, nada. Puede que no se vaya tan rápido como quisiéramos, pero te prometo que no estarás estancado en esa situación difícil que puede sentirse interminable. Recuerda si no hubieras luchado contra la adversidad no estarías en el lugar en donde te encuentras el día de hoy, no serias quien eres hoy.

Existe belleza en el sufrimiento ya que lo puedes convertir en la fuerza y en la luz que necesitas para el día de mañana no caer tan fuerte como caíste el día de ayer. No hay heridas que el tiempo no cure.

Así que el día de hoy te digo a ti , no te rindas, no tires la toalla, aunque duela, aunque te tumben, jamás cedas, jamás te quedes en el suelo, ármate de valor. Que el fuego de tu alma no se apague nunca. Sigue volando, cada vez más alto, cada vez más fuerte, que sea más difícil que el viento te detenga. Tus sueños valen la pena, jamás los abandones. Levántate que tienes que seguir luchando. Llénate de fe, de luz. Si sientes que el sol dejó de iluminarte, aun tienes la luna.

Hoy volaremos con los pedazos rotos.

“No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo.” – Mario Benedetti.

Un comentario sobre “Pedazos rotos

Agrega el tuyo

  1. Cada artículo que has escrito me ha despertado diferente sentimiento. Este me conmovió. El libro que no me canso de leer es la Biblia y dice Dios: “Decid al justo que lee irá bien,porque comerá de los frutos de sus manos.” Yo creo que tienes un hermoso futuro por delante,

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: