La sanación del corazón

Dentro de la soledad y la oscuridad, me mira el mar, con su magnitud de frente, me pide respuestas, me pide que desnude mi pecho, que me libere de las cadenas y que escurran sobre mi cuerpo las ocultas letras.

Soy un laberinto de fragmentos y me arrastran como olas los recuerdos y sin dejar que me detuvieran mis pensamientos, me entrego,me entrego por completo al colosal océano.

Sin miedo, me sumerjo en sus profundidades, me enredo en los lentos y bruscos bailes que lleva consigo el agua salada.

Y me encuentro envuelta en mar, dejando al alma respirar , comienzan a desencadenarse los sentimientos enterrados en las jaulas dentro de mi cuerpo.

Tiembla mi carne, así como tiemblan los destellos de luz en el agua, así como tiemblan las aguas con el desenfrenado viento.

Y cuando la noche despierta, aparece la luna, y le entrego mi nombre, que en un conjuro de magia divina lo cubra con su manto de luz, que lo limpie de pecado, que me dé un respiro, que me permita vivir ligero.

Y entonces me resguarda en su pureza, me sacude los recuerdos, me acarician las estrellas.

Un calor se puede sentir sobre mi pecho, y puedo ver en ese bello crepúsculo, un nuevo comienzo.

El mar se quedó en mi corazón para mi propia sanación.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: