Cartas de una poetisa viajera: El día ligero

Decidí tener un día ligero, solo estando, solo existiendo.

Es sábado, no me preocupo por el lunes, ni el trabajo, hoy sólo pretendo saborear el día.

Llego a un parque, un parque precioso, árboles inmensos, árboles pequeños, hojas por todos lados, olores, sonidos, perros, música.

“¡Bonita!, ¡Bonita!” escucho, me ofendo y desdeñosamente volteo, le hablaba un argentino a su perrita que venía a toda velocidad hacia mí.   Tan malacostumbrada me tiene mi país que sonaba como piropo hacia mí.

 Busco un lugar para descansar, ya no sé cuánto tiempo llevo caminando y quiero contemplar. Me siento en una banquita de madera, frente a la fuente, con los patos, los gansos, los corredores pasando, y en eso escucho una risita tierna, inocente, una pequeñita me saluda con su manita, — Hola—  Le devuelvo el saludo,  —Está aprendiendo a saludar— me dice el papá de la niña, la pequeña llamada Camila, saluda a todos sin discriminar, dentro de su inocencia, saluda a los árboles, saluda a los patos, los perros, al cielo y a mí, a la extraña que sonríe viendo como pelean los gansos, contemplando el mundo, tomando un baño de sol.

Voy de regreso sigo mi camino, escucho a Satie, el Gynmnopedie No. 1, y lo único que pasa por mi mente es cuestionarme si esto ¿Será esta una nueva danza desnuda, un nuevo ritmo, una nueva forma de enamorarme de la vida?

Con amor y mucha cafeína encima,

La poetisa viajera.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: